UN PALENQUE EDIFICADO EN EL LÍMITE PERO TAMBIÉN EN EL REVERSO DE LO HUMANO.

serpentarios maricas es un intento de construir un aquí en la interrupción de lo que se nombra como el todo. una insistencia en desbordar las palabras con las que nos hacen para poder tejer otra imaginación política. un páramo que arde, fuego en el que se derrumba la episteme colonizadora. un palenque edificado en el límite pero también en el reverso de lo humano.

una multiplicidad de palabras que se traman a contrapunto, o dibujando un punto desobediente para pensarnos en un lugar donde no debiéramos hacerlo. una guerra declarada contra el imperio de la santidad que quiere aplastarnos. un retazo de poesía cimarrona, incómoda para las miradas fijas. una mitología blasfematoria que conjura otro tiempo. un nido donde acurrucarnos, frotarnos y armarnos de nuevo, para embestir con furia contra quien nos quiere cabizbajas o muertas.

serpentarios maricas es un texto bastardo que nos invoca a aliarnos en la fisura de lo inteligible.